martes, marzo 03, 2009

Amor al primer baile

No se bailar! escuchaba mientras Blades (bleids), Colón, Lavoe, Barreto... ¡qué se yo! quien sonaba en ese momento que entramos por primera vez a la pista; de nuevo mis oidos sintonizaban esos versos salseros que gustan, y que mejor para aompañar una noche más de un depresivo jueves. Resultó ser un encuentro perdurable, acogedor, sin 'planzasos' (como diría el Ave y su amor apestoso) y estrategia alguna de conquista definida.

Ya te conocía, nos conocimos sin intención alguna, para vos era 'el pasante'; un intento de salida en una ocasión, fue anulado por este 'alzheimer temporal' que suele merodearme de vez en cuando, pues nunca recordé en responder el mensaje para ir a ver a los Varda juntos.

¿Se habló de una apuesta alguna vez? ¿Trueque de información tarifaria fotográfica quizás? , ¡si! bielas por baile, lo recuerdo... Ahora puedo decir que ha sido la apuesta que mejor he cobrado.

Indeciso en salir ese jueves te llamé, rarísimo, pero busqué tu número en mi móvil y le di luz verde a esos minutos de promoción que me sobraban; hablamos, salí... Una silla a tu derecha (izquierda) y a poner atención, a la ahora famosísima y bien recordada lectura fotográfica de la fecha, no fue una cita de los dos, fue una salida común de panas; no había plan, panas y bielas dictaban la agenda para esa noche. ¡Qué noche!, ahí queda impresa la fecha: 26 y 27; no hay mejor 'cosa' que festejarnos el doble.

Todos al mayo, cervezas en la barra, micheladas para tí; yo pensando en el no se bailar fui a buscarte, pero antes un comentario que surgió alguna vez: 'si le dara', claro, me acordaba de que lo mencioné en alguna ocasión...

Un sorbo helado de cerveza y te encontré, ¿bailamos?; ¡bailamos!.

26.
Miradas cercanas, sorbos temblorosos de cerveza, una vuelta entre los bailadores y el chimbo -gracias, vamos por mas biela (mientras desmentía tu nesciente argumento de que no sabías bailar, eso no lo demostraste) Querias irte, la salsa no era lo tuyo, no lo nuestro, si lo mio; estuviste a punto, y yo también de despedirme.

26 (casi medianoche).
2.5o a la barra, más cerveza, los dos convencidos de intentar de nuevo; volvimos al movimiento entre más bailadores y gente de a pie, no recuerdo que pasaba alrededor, este baile ya venía acompañado de algo más. Pasamos muy cerca la mirada, los labios, las manos empezaban a recorrer más angustiosamente...

26/27. Un beso, ¡cosa rica!. No supe por qué, más raro que haberte llamado, que pasaría por mi cabeza ese rato, por la tuya; pero quería virar el rostro de nuevo, estaba pasando, solo eran besos, uno tras otro sin decirnos nada.

Así comenzamos con este amor al primer baile, así lo llamaste tú.

Bailas rico.

6 meses
--

©2009 alejoreinoso


3 comentarios:

CR dijo...

ahora entiendo la urgencia por "bloguear" ... Van 8 sin querer queriendo.

George Hagi dijo...

Qué foco! andais de poeta weon? Jajaja

Catalina dijo...

Muy interesante...